miércoles, 21 de junio de 2017

Según el flamante ministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, los proyectos de infraestructura avanzan en su aspecto formal, bajo, se puede colegir, el esquema de las Alianzas Publico Privadas, APP. Proyectos como el Tren de Cercanías Huacho – Lima - Ica,  por ejemplo, dijo Giuffra,(ver Gestión) tiene ya tres empresas internacionales  interesadas, mientras que otros proyectos importantes, como el Túnel Trasandino ferroviario ya está en su etapa previa a su concurso, asimismo, el proyecto alternativo de Carretera Central. El caso de la Hidrovía Amazónica, (ver en blog) proyecto pospuesto muchas veces, pero que pasará a calificarse por el Congreso de interés Nacional. Otro caso mencionado es el Gasoducto Trasandino, y, además, el Aeropuerto de Chinchero, en el cual, el gobierno se encuentra en la disyuntiva: seguir con el cuestionado esquema Alianza Público – Privada o, continuar con la administración directa, como se está haciendo ahora al romperse el contrato de la concesionaria original Kuntur Wasi. Asimismo, existen otros proyectos ya avanzados, y otros que, como el nuevo Puerto de San Juan de Marcona, propuesta por las mineras chinas, que se ejecutarán según el esquema APP.
Por su parte, la viceministra de Economía Claudia Cooper sostuvo que el gobierno espera adjudicar 20 proyectos de APP y Obras por Impuestos por US$ 2,712 millones, y en 2018  21 proyectos por US$ 11,814 millones.
Hay tres preguntas clave al respecto:
  •  ¿Se esperará que los proyectos clave se realicen mediante el esquema APP? A sabiendas que este esquema no garantiza de ninguna manera la realización de los mismos, y plantean sobre costos financieros que asume toda la nación.
  •   En caso afirmativo: ¿qué hará el gobierno si la oposición pública a las APP incremente y merme su margen de gobernabilidad?
  • ¿Insistirá el gobierno en desestimar el proyecto clave para el Perú y en el interés de China, el Ferrocarril Bioceánico Brasil Perú (FETAB)?
Insistimos: solo los métodos de banca hamiltoniana puede franquear al Perú el acceso pleno y oportuno al financiamiento adecuado para la infraestructura necesaria.

21-6-17

martes, 20 de junio de 2017

El embajador de China en el Perú, Jia Guide (en la foto), ofreció una importante entrevista el 18 de junio en el diario oficial El Peruano, donde resaltó la Asociación Estratégica Integral entre los dos países y señalando la búsqueda de "efectos tangibles". "Necesitamos encender el nuevo motor, que es la cooperación en la capacidad productiva", dijo. "La parte china seguirá alentando a empresas (chinas) de prestigio a invertir en el Perú, sirviendo de motor (en) los sectores tradicionales como la minería, hidrocarburos e infraestructura, y, al mismo tiempo, creando nuevos puntos de crecimiento ...". 
Luego de un intercambio sobre el Foro de la Franja y la Ruta, con el énfasis de la periodista de la participación del Perú en el mismo, "lo cual demuestra el deseo de tomar parte en la cooperación internacional de la Franja y la Ruta", Guide mostró la disposición de China en colaborar con la reconstrucción de las zonas del desastre del Niño costero. China ya aportó 60 millones de soles para construir el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional, y se está explorando cooperan en "vigilancia y control de desastres, planificación para reconstrucción y capacitación de recursos humanos, compartiendo las experiencias".
China y Perú tienen mucha complementariedad en sectores como la infraestructura y se observa gran potencial de cooperación", dijo Guide. "Las inversiones chinas en el Perú mantienen una tendencia de crecimiento rápido (...) en el Perú operan mas de 170 empresas chinas, cuyas inversiones totalizan 18,000 millones de dolares", sostuvo. "Muchas empresas chinas están siguiendo de cerca a los grandes proyectos de infraestructura en el Perú, vinculados a la hidrografía, puertos, ferrocarriles, carreteras, energía renovables, minerías y otras categorías", añadió. 
Ver en este blog: mas sobre los proyectos e inversiones chinos en Perú (1, 2, 3, 4, 5, 6)
20.6.17

lunes, 19 de junio de 2017


 
La infraestructura crea eficiencia; la infraestructura deficiente crea ineficiencia. Este aserto se comprueba en los hechos conforme a los datos de la Mesa Ejecutiva Agroexportadora, un espacio de coordinación y promoción auspiciado por el Ministerio de Agricultura, que une los diversos sectores públicos con los gremios empresariales privados, y tiene como meta duplicar las agro -exportaciones hasta 2021, para pasar de cerca de US$ 5,000 millones a 10,000 millones ese año.

Para ello, la esperanza son los proyectos de irrigación, (en la foto, la represa de Poechos, construida en la década de 1970), incluyendo Olmos, Chira, Alto Piura, Puyango – Tumbes, Jequetpeque – Zaña II, Chavimochic III, Chinecas, Tambo- Ccaracocha, Majes – Siguas II, que aportarán 258,500 hectáreas nuevas para el agro y el mejoramiento del riego de 183,000 hectáreas adicionales (ver cuadro). Pero, además de otros problemas, “los requerimientos de infraestructura no se quedan en la de riego”, informa la revista peruana G de Gestión; “también se necesitan vías de comunicación”. Por ejemplo, se debe construir una carretera entera para Olmos, sede del proyecto del mismo nombre, en el centro del desierto.

“El peso de costos logísticos también resta competitividad”; dice la Mesa, indicando que el ministerio de Comercio Exterior, MINCETUR, determinó que el costo logístico para el café, cacao, quinua, uva y cebolla esta entre el 20 y el 40% del valor total. “El costo del movimiento interno del producto antes de salir es muy elevado”, según un vocero de la Cámara de Comercio de Lima. Por ejemplo, trasladar un contenedor desde la región Ica al Callao demora 30 horas, eso porque el cercano Puerto de Pisco está concesionado, pero necesita infraestructura y atraer navieras para exportar directamente.

¡Imagina como se dispararían nuestras exportaciones si Perú se une al Puente Terrestre Mundial construyendo con Brasil y China los corredores ferroviarios bioceánicos!

Proyectos de Irrigación

Proyecto
Región
Hectáreas nuevas
Hectáreas mejoradas
Olmos
(Lambayeque)
38,000
10,500
 Chira
(Piura)
16,000
--
Alto Piura
(Piura)
19,000
31,000
 Puyango – Tumbes
(Tumbes)
19,500
--
Jequetpeque – Zaña II
(Lambayeque)
31,000
15,000
Chavimochic III
 (La Libertad)
63,500
48,000
Chinecas
(Ancash)
33,000
10,5000
Tambo- Ccaracocha
(Ica)
--
68,000
Majes – Siguas II
(Arequipa)
38,500
--
TOTAL
500
258, 500
183,000



19-6-17

sábado, 17 de junio de 2017


A pesar de la exitosa cumbre de la Iniciativa Una Franja, Una Ruta, cumplida en mayo, nuestra población aún no tiene una idea del significado de esta iniciativa global a favor del desarrollo y la equidad, que está transformando el mundo a pasos agigantados.Por ejemplo, en el video adjunto se puede apreciar el ferrocarril chino de alta velocidad entre las ciudades de Baoji y Lanzhou, distantes 2,300 kilómetros, que esta en pruebas antes de su inaguración el próximo julio.
En el siguiente enlace, se informa de la extensión de la iniciativa hasta Europa, en este caso, a Hungría, y los efectos positivos que se esperan. 
Video: Tren trascontinental China Hungria:
Asimismo, sel tren Yiwu (China) - Londres ya esta operativo, como se aprecia en el video 
Sin embargo, esto es solo una parte de toda la Iniciativa, como se puede apreciar en el siguiente video, producido por la televisión china en mayo, durante la realización del Foro,.
Ver estos videos y otros que se pueden hallar en internet pueden elevar el espíritu de los compatriotas, y poner la vista en el gran potencial que tiene el Continente, si la Iniciativa, originalmente propuesto para Asia - Europa y Asia, se convierte - mediante su extensión a las Américas --  en el Puente Terrestre Mundial,  como se ha afirmado en el Foro de Pekin, y lo ha propuesto Helga Zepp LaRouche hace muchos años. 
En Sudamérica,  hay una carrera por unirse a La Franja y la Ruta proponiendo los corredores bioceánicos necesarios, sin embargo, la salida que incluye Brasil y el norte del Perú era la preferida por China, que se mostró dispuesta a financiarla. 
18.6.17

martes, 13 de junio de 2017

El Perú debe retomar el esfuerzo de crear la Infraestructura científica y tecnológica que, planteado modernamente desde la década de 1860, fue cancelado por la infausta guerra geopolítica del Pacifico (1879 – 1883). Los posteriores intentos de relanzar esta infraestructura fracasaron, tanto por el contexto externo hostil, como por la desorientación ideológica y los intereses creados.  En las décadas de 1860 y 1870, el proyecto nacional republicano de los Presidentes José Balta (1868 -72) y Manuel Pardo (1872 – 1876), ambos asesinados, inició la implantación de las instituciones científicas, tecnológicas y educativas, unidas al proyecto de los ferrocarriles bioceánicos, con la creación del Cuerpo de Ingenieros para lanzar la construcción de los ferrocarriles peruanos, y posteriormente, la reforma de la Universidad de San Marcos, la creación de la Escuela de ingenieros, de la Escuela de Agricultura, la Escuela de Minas, y la primera Ley de Instrucción Pública.
Este primer esfuerzo dió lugar al sistema de la educación superior pública actual (San Marcos, Universidad de Ingeniería, Universidad Agraria, y todo el sistema nacional), que, pese a la crisis de la cual está saliendo progresivamente, constituye el alma de la infraestructura científica y tecnología que el Perú necesita, junto con los ahora lánguidos Institutos públicos de investigación, adscritos a los ministerios o autónomos, como el Instituto Peruano de Energía Nuclear (IPEN), la Comisión Nacional de Investigación Aeroespacial (CONIDA), del Instituto de Investigación de la Amazonía Peruana (IIAP), del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet), del Instituto Nacional de Salud (INS), y muchos otros, coordinados en un Sistema por el ente rector, el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec).
Pero lo cierto es que, si los países desarrollados, de la OCDE, como referencia, (ver Gestión) aplican el 2.4% en investigación científica y desarrollo tecnológico, y el promedio en América Latina es de 1.75%, en el Perú llega sólo a …. ¡0.12% del PBI! Es decir, una veinteava parte de la proporción que asignan los países desarrollados. Junto a ello, la ausencia de una política industrial y un planeamiento estratégico del Estado, impide articular los esfuerzos con la empresa privada.
Pero, siendo el diagnóstico tan preciso, sabemos lo que tenemos que hacer. ¡Manos a la obra!

11 de Junio de 2017

Follow by Email

Popular Posts

Buscar este blog

Recent Posts

Seguidores

Entrada destacada

Hamilton, primer secretario de Hacienda de los Estados Unidos

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers